Tecnología:

Es una palabra de origen griego, τεχνολογία, formada por téchnē (τέχνη, arte, técnica y logía (λογία, el estudio de algo).

Emoción:

Del latín emotĭo,”mudarse“, “alejarse“, “remover“, “agitar“, compuesto de e- (“fuera“) y movere (“mover“)

Me ha parecido interesante comenzar este artículo haciendo mención al origen etimológico de los dos términos sobre los que vamos a hablar hoy. Ssiempre me ha fascinado esa opción en la vida, esa dedicación y total entrega de ciertas personas a investigar, experimentar, inventar y modernizar mecanismos, dispositivos, sistemas, instrumentos y, en definitiva, todo lo que se pueda transformar y cambiar en beneficio de la mejora de desempeños y calidad de vida del ser humano.

No me extraña que se relacione la tecnología con una palabra como arte, porque desde luego lo es, siempre que su fin sea honesto y para que así sea, son las emociones bien trabajadas, gestionadas y equilibradas, quienes la tienen que llevar por un camino comprometido éticamente con la sociedad, la ciencia y la economía.

También quiero compartir alguna de las definiciones que nos aporta la Real Academia de la Lengua para cada uno de los términos:

Tecnología: Conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico.

Emoción: Interés, generalmente expectante, con que se participa en algo que está ocurriendo.

En Happÿdonia, dirigimos nuestro trabajo a conseguir que ambas palabras interseccionen y se desarrollen de forma conjunta en las organizaciones empresariales, ya que tenemos claro que son dos piezas indispensables para producir en ellas un óptimo recorrido, que genere los resultados deseados y facilite una consistente proyección de futuro.

Todos somos conocedores de la velocidad a la que se mueve la tecnología, no hay semana que no conozcamos una nueva noticia, herramienta, opción, sugerencia, propuesta o predicción que nos hable de herramientas, procesos, implementaciones o propuestas que pueden hacer nuestro trabajo mucho más sencillo, cómodo, rápido, seguro y efectivo.

En Happÿdonia ofrecemos la posibilidad de realizar a través de nuestra aplicación, comunicados, cohesión de grupos de trabajo, distribución de documentos y realización de encuestas, entre muchas otras opciones. Pero somos conocedores de que las empresas llevan, muchos años ya, utilizando herramientas que cumplen de una forma u otra con algunas de dichas necesidades, vía correo electrónico, SMS, intranet, newletters o infinitos servidores en la nube que forman parte del paisaje de intercomunicación empresarial.

Hay múltiples opciones que van aportando dinamismo y funcionalidad, muy útiles en un momento determinado pero que van siendo superadas y sustituidas por otras con una rapidez impresionante, esto lleva a las empresas a estar inmersas en un continuo proceso de adaptación y modernización, indispensable y necesario para su permanencia en el mercado.

Nosotros no vamos a decir que tenemos la fórmula de la piedra filosofal, ni creemos que nadie la tenga, para  propiciar que las empresas puedan convertir en oro todo lo que desarrollan, producen o comercializan.

Sin embargo, vamos a facilitar una forma sencilla, innovadora y atractiva de cohesionar e impulsar de forma sistémica una comunicación que propicie acertados desempeños laborales que desemboquen en  buenos resultados y eso lo hacemos facilitando los medios adecuados que lleven a un equilibrio entre las herramientas tecnológicas y una buena motivación emocional de las personas que las utilizan.

Un comunicado oficial, unas directrices específicas, unas encuestas que faciliten la toma de decisiones, unas ordenes de obligado cumplimiento, una publicación de resultados mejorables, el impulso de unos estándares éticos o la insistencia del cumplimiento de unos códigos de conducta establecidos en la empresa, por exponer varios ejemplos, son acciones que perfectamente se pueden hacer utilizando nuestra herramienta digital.

Si todo lo anterior “convive”, mediante el mismo medio, con dinámicas de atención al ambiente laboral, estrategias de motivación, fomento del buen humor, actitudes de colaboración y sensación de pertenecer a un gran equipo, contribuirá sin duda, a que las acciones indicadas en el párrafo anterior, más oficiales y que son portadoras muchas veces de información técnica específica y objetiva, queden integradas en un todo de la misión y valores de la empresa.

Esta modalidad de comunicación integral, abierta e inclusiva, hace que las personas que forman parte de la organización se involucren más a fondo con los contenidos, normas o directrices emitidas, como puede ser la cumplimentación de una encuesta, que es muy probable que se conteste de manera centrada y con espíritu de colaboración con la marca.

Quienes están vinculados a la organización, reciben claramente el mensaje de que la realización de desempeños de forma responsable y comprometida no está reñida con otros momentos donde tienen cabida unas relaciones interpersonales más distendidas, incluso una ampliación de aficiones compartidas, más allá de las horas de trabajo.

Si la tecnología es primordial en la mejora de competitividad y buenos resultados, complementarla con una adecuada gestión de emociones de las personas que hay tras ella, se convierte en una ventaja valiosísima para marcar la diferencia.

Como curiosidad, he escrito la palabra tecnología en uno de los buscadores más populares del mercado y me han aparecido alrededor de 400.000 resultados, al proceder a hacer lo mismo con la palabra “emociones”, la búsqueda ha dado la espectacular cifra de 65.400.000 de resultados.

Creo que una de las lecturas que se extraen de las cifras anteriores, es que contar con tecnología adecuada y de calidad en las organizaciones empresariales, es una elección inteligente e ineludible para conseguir que las actividades desarrolladas desemboquen en los resultados planificados.

Ahora bien, que la salud emocional de la organización sea la adecuada, para sacar el máximo partido a unos medios tecnológicos que nos facilitan nuevas prestaciones de forma continua, es un requisito que ya se encuentra entre las máximas prioridades de cada vez más organizaciones empresariales.

Sobre un escenario de globalización y de incesantes cambios de decorado económico, urge erradicar muros que impidan una comunicación abierta e inclusiva y toca dedicarse de lleno a la construcción de unos pilares adecuados a la nueva economía mundial, como lo son la formación permanente, la innovación, la creatividad y la humanización, para que así, todos ellos, doten a las herramientas digitales de máxima funcionalidad y sentido.

“Tecnología y emociones, dos mundos destinados a entenderse y avanzar de la mano, si lo que queremos es que el futuro sea sostenible y tenga sentido”.

 

Rafa Peiró

Rafa Peiró

Emotional Manager

Dejar un Comentario